Transcribimos a continuación la entrevista: “Una empresa aumenta su valor cuando cumple con la legalidad y tiene establecidos eficaces planes de Cumplimiento”

Sr. Fernando Martín Martín, Socio y Compliance Officer.

LOYRA centra su especialización en el asesoramiento relativo al Derecho de los Sectores Regulados, principalmente en ámbitos como la energía, televisión, nuevas tecnologías, juegos de azar y apuestas, y asesora en procedimientos de obtención de licencias, concesiones, autorizaciones de explotación y legal representación ante autoridades tanto en España como en otros países (especialmente Latinoamérica) a través de su red internacional. LOYRA presta servicios de asesoramiento de carácter mercantil en estructuración de operaciones, M&A y societario general y también están volcados en el desarrollo, implantación y evaluación de programas de Cumplimiento legal, en sus diversas áreas.

Loyra Abogados es un bufete especialmente reconocido por su amplia experiencia en Derecho del Juego tanto en nuestro país como en Italia, Portugal y América Latina. En la actualidad, ¿a qué retos se enfrentan en este ámbito? Estos retos son los mismos que aquellos a los que nos hemos venido enfrentando desde la fundación del despacho hace casi 30 años. Prestar un servicio de muy alta calidad a nuestros clientes, tanto a los nuevos como a aquellos que llevan siéndolo desde su fundación.

En relación con algunos de sus clientes, la proliferación de páginas web dedicadas a juegos de azar y apuestas en Internet, ¿han modificado “las reglas del juego”? Absolutamente. El juego ha cambiado drásticamente en los últimos cinco o seis años, sobre todo con la llegada de los operadores de juego online y también con la mayor flexibilidad de la normativa que regula el juego, lo que es especialmente visible en materia de publicidad.

Por otro lado, la función de Cumplimiento (“compliance” en inglés) está cobrando cada vez más importancia en las empresas con el objetivo de evitar tanto daños económicos como reputacionales. En este sentido, ¿qué servicios ofrecen desde Loyra Abogados a sus clientes? El Cumplimiento es sobre todo un resultado que se produce cuando una organización cumple con sus obligaciones legales. Este resultado se hace sostenible cuando el Cumplimiento se introduce en la cultura de la organización y en el comportamiento y la actitud de los que trabajan para ella. Como expertos en un ámbito tan regulado como el juego, entre otros, hemos prestado desde siempre gran atención al Cumplimiento riguroso de la legalidad para proteger sus licencias. Esa experiencia con las empresas de juego nos ha permitido extender nuestros servicios a empresas que actúen en otros ámbitos del comercio.

¿Qué obligaciones establece en este sentido el Código Penal y la Fiscalía? El Código Penal pretende evitar que las sociedades sean utilizadas como un medio para delinquir. En la actualidad, las sociedades pueden ser condenadas por la comisión de determinados delitos. Precisamente es esto lo que se pretende evitar con los planes de Cumplimiento, que las sociedades puedan ser consideradas como sujetos activos del delito aunque, también es cierto, el Cumplimiento va más allá y se convierte en una cultura que afecta a toda la empresa y las personas que en ella trabajan. Una empresa aumenta su valor cuando cumple con la legalidad y tiene establecidos eficaces planes de Cumplimiento.

Ustedes entienden el Cumplimiento como un traje a medida. ¿Qué importancia tiene el adaptar los programas o planes de Cumplimiento a cada empresa? Nosotros y también la Fiscalía General del Estado entendemos que los planes de Cumplimiento deben ajustarse a cada empresa. Será necesario conocer a qué tipo de delitos o infracciones están más expuestas en función de su ámbito de negocio (Mapa de Riesgos). Estos riesgos pueden ser de naturaleza penal o relativos a sectores específicos, a los que también nos dedicamos, como pueden ser la protección de datos, propiedad intelectual, blanqueo de capitales, etc. A partir de ahí se establecen aquellas normas de obligado cumplimiento para todos aquellos que trabajan para ella: códigos éticos y procedimientos de actuación, siendo necesario también programar la formación, penalización por incumplimiento y seguimiento y mejora de los programas. Al final, ello determina aumentar la protección jurídica de la empresa y un aumento exponencial del valor de la sociedad.