Luis Miguel González Gago cesa voluntariamente en su cargo en la Dirección General de Ordenación del Territorio y Administración Local de la Junta de Castilla y León, competente en materia de juego, y lo hace obligadamente por concurrir a las próximas elecciones autonómicas.

Como decano de los reguladores autonómicos, desde sus primeros momentos a cargo de la intervención del sector del juego privado en su Comunidad Autónoma, ha marcado siempre los pasos y el ritmo de muchas otras por su profundo conocimiento y dedicación.

Ya desde las primeras reuniones de la Conferencia Sectorial del Juego, como últimamente en el Consejo de Políticas del Juego del que ha sido Vicepresidente por aclamación, ha sido el constante portavoz de las causas autonómicas ante la Administración Central, como fue destacado consejero aúlico de los señores diputados en la tormentosa tramitación de la Ley Estatal del Juego.

Las normas sectoriales que ha promovido han sido punteras y a veces arriesgadas, desde el primer Reglamento autonómico de juego online, o la que introdujo la primera formulación del bingo electrónico interconectado; hasta las últimas que tratan de acomodar la LGUM, y aligerar en lo posible las numerosas normas reglamentarias de intervención de las empresas; la que permite la implantación de máquinas de juego bajo servidor central; o  la que determina las fórmulas de implantación de las terminales de juego online estatal en el ámbito autonómico. Todas ellas novedosas y seguidas por muchos otros. Entendemos que en todas ellas ha respetado el principal mandamiento y razón última de la acción reglamentaria, que es la protección y garantía de los usuarios de los juegos y el orden empresarial.

Especialmente reseñable ha sido el esfuerzo y empeño en gestionar y mantener anualmente el Congreso de Juego de Castilla y León, con la colaboración de las Asociaciones empresariales, que se convirtió en seguida en el principal de los encuentros técnicos y de reflexión del sector del Juego en España, y en el que los abogados y abogadas de nuestro despacho han tenido ocasión de asistir y el honor de ser llamados a colaborar en su desarrollo. Y compartir con él y con su equipo ideas e inquietudes.

Ha sabido compatibilizar sus responsabilidades en este sector con las de la extensa geografía castellana que tenía encomendadas, como lo demuestra el hecho de haber promovido rotatoriamente los Congresos en todas las capitales de provincia, enlazando la pujanza de esta actividad económica con la promoción del territorio.

Esperamos y deseamos que en su nueva etapa alcance también importantes logros.

Loyra Abogados